ENTREVISTA PSIQUIATRICA HARRY STACK SULLIVAN PDF

Published by JIMS Seller Rating:. Condition: Bien. Estado: bien. Seller Inventory XJ More information about this seller Contact this seller 1.

Author:Dozshura Dar
Country:Bermuda
Language:English (Spanish)
Genre:Travel
Published (Last):13 December 2013
Pages:305
PDF File Size:9.50 Mb
ePub File Size:18.49 Mb
ISBN:158-5-19574-957-2
Downloads:29251
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Barr



This document was uploaded by user and they confirmed that they have the permission to share it. If you are author or own the copyright of this book, please report to us by using this DMCA report form. Report DMCA. Home current Explore. Words: 98, Pages: Preview Full text. Hasta donde ha sido posible, se ha dejado intacto el lenguaje del autor. Al organizar este material en forma de libro, ha sido necesario trasladar una parte del mismo y realizar algunas otras modificaciones sin importancia en bien de la secuencia y de la claridad.

Todas ellas fueron reuniones movidas, en las cuales los estudiantes presentaron material referente a diversos casos. El psiquiatra y el paciente —o sea el entrevistador y el entrevistado— tienen como motivo para reunirse el uno con el otro ciertas consideraciones obvias.

Aunque el psiquiatra debe estar siempre alerta a estas sutiles interacciones, no es muy probable que identifique inmediatamente todas ellas. Conciernen al presente libro tales relaciones de fuerzas en un campo social.

No hay nada de extraordinario en el concepto de que los participantes de una entrevista pueden experimentar emociones que promuevan su mutuo retiro.

A pesar de que la experiencia de la ansiedad es siempre desagradable, existen muy pocas probabilidades en nuestro mundo de que podamos evitarla en todo momento, a despecho de nuestra gran capacidad para desarrollar normas notablemente efectivas de conducta como formas de defensa.

Tal persona puede no acoger con agrado el hecho de llegar a ser un psiquiatra o un paciente: los contactos personales, que son ingredientes de ambos papeles, pueden parecerle demasiado dolorosos para arriesgarse a sus efectos. Ciertos aspectos del vivir humano en nuestra cultura se tomaban crecientemente claros. Aprenden que no les es posible existir sin contactos humanos, y aprenden asimismo que algunos de esos contactos son peligrosos, porque suscitan ansiedad y por otras causas.

Este libro no brinda tales informaciones. Las preguntas formuladas por Sullivan son simples. American Journal of Psychiatry Y de esta manera, se produce un notable proceso. Este proceso se produce, aparentemente, en cierto grado, entre toda la gente de nuestra cultura, y en cualquier otra de la cual yo tenga conocimiento.

Esto, y el fondo de ansiedad que lo origina, constituyen el tema central de estas conferencias. Cuando lo anterior sucede en una entrevista, son excelentes las perspectivas de beneficio para todos los interesados. La verdad es que Como es natural, una gran cantidad de esas proposiciones verbales pueden ser tomadas como simples cuestiones de datos rutinarios, sujetos a las probabilidades ordinarias ya las investigaciones ulteriores que se necesitan para aclarar lo que la persona quiere decir.

Y estoy seguro de que generalmente leo con toda exactitud la mente de mi interlocutor en ese sentido. El resultado es que la gente espera a menudo que el psiquiatra sea o bien un maravilloso genio aun perfecto asno. Se trata de un trabajo: un trabajo rudo como no conozco otro.

Y la necesidad de reacciones inmediatas a lo que sucede, resulta, al cabo de una larga jornada de trabajo, sumamente fatigosa por cierto. Pero la actitud del cliente no debe tomarse muyen serio por si misma. Lo que usted sabe sobre las personas a quienes conoce bien es realmente asombroso, a pesar de que usted no lo haya formulado nunca. Para resumir, las pautas de dificultad del paciente surgen en su pasada experiencia e interpretan variadamente todos los aspectos de sus relaciones interpersonales comunes.

Por el contrario, se trata de un interrogatorio unilateral. Uno puede, en una entrevista bastante corta, alcanzar ciertos objetivos limitados. De este modo, podemos asumir que todas las personas tienen alguna dificultad en su vivir.

Tengo que descubrir, por medio de la entrevista, si ha sido lo primero o lo segundo. No tiene sentido. Y eso es todo. Estoy completamente seguro de que aquella mujer obtuvo un gran beneficio de aquel final nada cordial de la entrevista. Datos pertinentes y fuera de lugar.

Es muy posible que el psiquiatra, mientras trata de enterarse de diversas cosas que necesita saber, tropiece con esas zonas de secreto. No obstante, la pregunta, expresada de esa forma, tiene un sentido bastante peculiar. Por otra parte, el paciente aprecia profundamente esa actitud. El psiquiatra, como cualquier otro experto entrevistador, debe haber desarrollado una cierta medida de humildad, de manera que no se sienta demasiado inclinado a obrar como si lo supiese todo y su mente lo penetrase todo con una sola mirada.

Porque, en efecto, la tarea es, indudablemente, muy dura. Ha terminado. Que yo sepa, algunas veces se consigue. No es suficiente que el entrevistador descubra algo y demuestre de manera convincente que lo ha descubierto. Y hay entrevistadores que no parecen mejorar mucho esa performance. Ese cambio de tema puse muy bien ser tratado de una entre por lo monos tres maneras, que son de importancia yen modo alguno resultan abstracciones artificiales.

Y si no se da cuenta de tales cosas, es muy posible que pierda su cliente. Quiero que lo que se ha estado discutiendo no ejerza influencia sobre lo que se va a discutir inmediatamente. La gente suele ser dada a volverse un tanto insegura cuando se sugiere que el estado del tiempo va a cambiar y las predicciones no resultan dignas de mucha fe. No obstante, la misma tiene sus usos. Eso puede hacerse, por ejemplo, para evitar o para provocar ansiedad.

A menudo se pierden antes de terminar la frase, y hablan con relativa poca frecuencia, perdiendo mucho tiempo en comenzar y detenerse. No obstante, en otros momentos cuando me ha parecido que es posible obtener algo importante de una entrevista me he preocupado sobremanera de que esas notas de la entrevista pasen inadvertidas por completo para el paciente.

El hecho de que los datos que era razonable esperar de un cierto movimiento en una entrevista no hayan aparecido, puede resultar sumamente revelador y, de cualquier manera, es demasiado promisor para que sea pasado por alto u olvidar.

De manera bastante similar, el psiquiatra observa todos los puntos en que el paciente parece no comprender las cosas que el psiquiatra considera necesarias o importantes en la vida, o en el trabajo del paciente.

O —como otro ejemplo— el psiquiatra puede estar confundido por algo que dice el paciente. Por muy sereno que sea el curso de la entrevista, el entrevistador tiene que estar siempre alerta a algo nuevo o inesperado.

Tal cosa es absolutamente imposible. Pero cuando digo que el psiquiatra debe estar intensamente alerta, no quiero sugerir que emplee esa vigencia para observar al paciente, la conducta del paciente, lo que dice el paciente, etc.

De modo correspondiente, los comentarios, preguntas, observaciones, etc. La forma en que es recibido el entrevistado puede acelerar notablemente el logro del resultado que se desea, o puede hacer que dicho resultado sea inalcanzable. Estos primeros datos no son probablemente pertinentes. Algunas veces se suscita una pregunta sobre si el psiquiatra debe o no recibir esos datos. Sin embargo, en ciertas ocasiones, puedo utilizar datos colaterales al dirigir el curso de la entrevista. Me agrada eso, porque yo no le hubiera preguntado nada sobre ese incidente.

Por ejemplo, puede ser que se le hayan dicho al psiquiatra tantas cosas graves sobre una persona, que parezca un hecho irrebatible que esa persona padece un desorden mental. Por ejemplo, un marido puede consultarme porque su esposa le amenaza con el divorcio. No, no es eso: desea hablarme sobre su marido. En tales casos, mi actitud general es bastante seca. Eso no significa necesariamente que los datos proporcionados sean malos, pero debe inspirar cautela en el empleo de los mismos.

Creo innecesario decir que el hecho de tener conciencia sobre tales cosas es un aspecto particular de la vigilancia, el estado de alerta, que requiere ser cultivado.

Conforme el entrevistador va alcanzando eso, deja de hacer aquellas cosas que van obstaculizando el desarrollo de la entrevista. Un aforismo que se atribuye a la expresidenta Mary E. Sin embargo, ocurre a menudo que el psiquiatra no tiene una idea precisa de lo que ha hecho. De este modo, uno aprende a dedicar una inmensa cantidad de vigilancia a la labor que tiene entre manos, una especie de alerta claridad sobre lo que ha ocurrido.

Vernon, Nueva Cork, Macmillan, Y luego quiero saber datos sobre el matrimonio anterior. Y con eso he terminado.

Para eso es que deseo tener un breve bosquejo. Las excepciones de las probabilidades que surgen de este tipo de datos crudos sobre la gente son notables en extremo. A no ser que algo sea diferido suavemente de tal modo que el entrevistador lo considere natural, no es probable que sea la misma cosa al suscitarse de nuevo. Pero si. Es decir: el paciente no puede recordarlo. Esta es la oportunidad de hacer algo sumamente educativo. Hace tiempo medio por coleccionar prescripciones dadas a los pacientes por analistas, respecto a la manera de empezar a trabajar.

En lo que a mi se refiere, esas prescripciones no dieron el menor resultado. Puede suceder, como es natural, que el proceso empiece y termine, o se detenga, muchas veces antes de que el paciente haya contestado a una sola pregunta significativa.

Resumen del reconocimiento. A menudo el resumen muestra al paciente algunas de sus evasiones y distorsiones convencionales. Esto ayuda sobremanera al psiquiatra que como yo, experimenta dificultad en asignar nombres abstractos a personas concretas. Aun en esos casos, sin embargo, creo que el psiquiatra debe presentar algo al paciente. El paciente estuvo de acuerdo conmigo y nos pusimos a trabajar en ese segundo problema: es decir, comenzamos el interrogatorio detallado al paciente.

Luego, el doctor se aboca al trabajo sobre ese problema particular. Yen algunos sentidos, esa es toda la historia de la psicoterapia intensiva.

CONFESSIONS OF A SERIAL KISSER BY WENDELIN VAN DRAANEN PDF

Entrevista Psiquiatrica

.

DOSTOR MAROC 2011 PDF

La Entrevista Psiquiatrica Harry Stack Sullivan MARDUK

.

ENID BLYTON NAUGHTIEST GIRL PDF

La Entrevista Psiquiatrica Harry Stack Sullivan

.

Related Articles